Otro

Presentación de diapositivas de cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Presentación de diapositivas de cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Para aquellos que les da vergüenza pedir la entrega, aquí le explicamos cómo hacerlo en casa

Emily Jacobs

Como mencioné, la corteza de esta pizza es única. No, no es solo que sea delgado (duh), sino que es crujiente y duro, y se rompe como una galleta cuando lo muerdes. Para obtener una corteza dura y crujiente, utilicé harina de pan con alto contenido de proteínas, porque cuanta más proteína en la harina, más dura y firme será la masa. El resto de los ingredientes son ingredientes típicos de masa de pizza totalmente naturales que se ven en la mayoría de las recetas.

Ingredientes de la masa

Emily Jacobs

Como mencioné, la corteza de esta pizza es única. El resto de los ingredientes son ingredientes típicos de masa de pizza totalmente naturales que se ven en la mayoría de las recetas.

Descansando

Emily Jacobs

Como ocurre con todo tipo de masa, la masa necesita reposar para que la levadura pueda hacer su trabajo. Cuanto más tenga la levadura de crecer, más firme será la masa, por lo que esta masa de pizza debe reposar durante la noche en el refrigerador.

Salsa de pizza

Emily Jacobs

La salsa de pizza fue una obviedad, porque si el clonador Todd Wilbur pudo engañar a un empleado de Domino's pizza con ella, nosotros también nos consideramos engañados. Incluye tomates triturados, puré de tomate y una plétora de hierbas en su salsa, y la cuece a fuego lento con azúcar para que se vuelva agradable y espesa. Sin embargo, hicimos un pequeño cambio, y fue la adición de queso parmesano, para darle un toque más de sabor.

Corteza delgada

Emily Jacobs

La mejor manera de obtener una masa de pizza muy fina es colocar la masa en la bandeja, lo que la mayoría de los profesionales hacen con un rodillo de masa. Sin embargo, no estaba dispuesto a salir a comprar un rodillo de masa industrial, y estoy seguro de que tú tampoco. Estarás bien enrollando la masa con un rodillo; solo asegúrese de que tenga un grosor de aproximadamente 1/8 de pulgada y use harina para espolvorear para que se incorpore más a la masa, lo que ayuda a que la corteza sea gruesa y dura.

Unión cósmica

Emily Jacobs

Si bien soy un fanático de las burbujas grandes y marrones que brotan de la masa de mi porción de pizza, no tienen lugar en una pizza de masa fina de Domino's. Para evitar que se produzcan burbujas, hay que "atracar" la masa o pinchar suavemente toda su superficie con un tenedor.

Pre-horneado

Emily Jacobs

Debido a que una buena corteza crujiente viene con una gran cantidad de tiempo en el horno, debe hornear la masa un poco antes de agregar los ingredientes. Al hornearlo durante unos cinco minutos por sí solo, la masa obtiene una ventaja y tendrá una textura perfecta justo cuando el queso también lo está.

El queso

Emily Jacobs

Hablando de queso, hay algo especial en Domino's, y no me refiero al brillo sintético del mismo. Me refiero a las pequeñas motas verdes que ves por todas partes y que saboreas cada vez que le das un mordisco. Para replicar esto, mezcle 1 cucharada de orégano o mejorana, o una combinación de ambos, con la mozzarella rallada antes de cubrir la pizza.

Listo para ir

Emily Jacobs

Nuestra corteza está precocinada, se han agregado nuestra salsa y queso, y la masa incluso tiene forma de cuadrado para que sea más fácil de cortar más adelante (porque a quién le gusta quedarse atascado con esos pequeños triángulos cuando corta una corteza redonda en ¿cuadrícula?).

Pizza de masa fina de Domino's: totalmente natural y en casa

Emily Jacobs

Soy neoyorquino y aprecio una buena pizza. También puedo apreciar el sabor y la textura que me gustan, y la confiabilidad, y eso es lo que obtengo cuando como una pizza de masa fina de Domino's. Probablemente no dejaré de pedirlo, y las burlas críticas no harán nada para cambiar mi opinión, pero en el espíritu de la cocina, y bueno, tal vez incluso para tratar de hacerlo más saludable, aquí hay una receta para su fina corteza para que hagas en casa.

Haga clic aquí para ver la receta


Cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Como neoyorquino, recibo muchas críticas cuando le digo a la gente que me gusta la pizza de Domino's. Al vivir en una ciudad donde algunas de las mejores pizzas del país están a la vuelta de la esquina de mi apartamento, a la gente le cuesta creer que me rebajaría a ese nivel, sin mencionar que lo haría como una persona profundamente apasionada. sobre la comida, la cocina y la calidad de los ingredientes. Pero necesito que todos me escuchen.

No es que me guste Domino's y que comería de todo en su menú. Hay una cosa en particular que me gusta de Domino's, una cosa y sólo una cosa que me da la confianza suficiente para poder decir: "Sí, voy a pedir Domino's para la cena de esta noche".

Esa única cosa es su fina corteza.

Para ponerlo en perspectiva, pedir una pizza de masa fina a Domino's es como pedir patatas fritas a McDonald's para mí. Es un elemento de menú único y distintivo que solo sabe como lo hace si llega en una caja moteada de rojo y azul que tardó menos de 10 minutos en llegar desde el momento en que lo pedí. Es indescriptiblemente fino, su salsa es rica y sabrosa, y el queso siempre está caliente y brillante, y siempre tira. Lo último que mencionaré es el bocado: no es suave ni pastoso, como lo es una buena pizza a la antigua. La fina corteza es crujiente y fina, y se rompe como una galleta cada vez que hundes los dientes en ella.

Comer una pizza de masa fina de Domino's es una experiencia insustituible que no consigo en ningún otro lugar, ni siquiera en lugares con el nombre de Joe's, Di Fara o Patsy's aquí en la ciudad de Nueva York. Y si estás pensando que parece que me gusta el lote de pizzas estilo pastel de barra, que es la pizza de masa fina que se hornea en dos etapas en un horno de gas, entonces debes saber que ni siquiera esos me impiden pedir Domino's. . Verá, no me gusta Domino's porque creo que es una marca de calidad o porque tienen un talento especial en lo que hacen. Me gusta su pizza de masa fina.

Sin embargo, aquí está el problema. Cuando miras la "guía" nutricional de Domino's y escaneas los ingredientes que se encuentran en varios trozos de sus pasteles, ves palabras como levadura de dextrosa, bicarbonato de sodio y ácido cítrico. Curiosamente, cuando se le preguntó acerca de la pizza de masa fina y cómo se podría hacer una en casa, un consultor de Domino's me dijo que sería bastante difícil de hacer, porque su masa está prefabricada y enviada a las tiendas, así que ni siquiera los empleados podrían decirte lo que implica, por mucho que hayas tratado de sacárselo.

Los misterios preocupantes que rodean la nutrición de la pizza y, bueno, algunas de esas miradas de juzgamiento que recibo cada vez que admito que me comí una, eventualmente me hicieron querer intentar hacer una en casa. Sabía que no sería fácil, porque como dije antes, la pizza de masa fina de Domino's es un plato distintivamente único que solo sabe como lo hace porque es Domino's, pero decidí probarlo.

Tuve un poco de ayuda con mi receta. Con la investigación y el estudio de la química de la masa y el horneado, pude determinar cómo obtener esa fina corteza de galleta. La salsa, sin embargo, tiene menos que ver con la estructura y más con el sabor, y cuando estaba investigando, me enteré de que nuestro amigo Todd Wilbur, clonador de recetas experto, ya había hecho parte del trabajo preliminar por mí. Wilbur reprodujo una pizza de Domino's en su programa Top Secret Recipe y, para ello, visitó la sede de Domino's en Ann Arbor, Michigan, y desarrolló una receta con la ayuda de un científico de alimentos de la Universidad de Michigan. Al final, ganó el desafío y engañó a un juez en una prueba de sabor a ciegas. Por suerte para mí, accedió a compartir su receta.

Además de la corteza y la salsa, está el queso. Una cosa que aprendí a aceptar mientras desarrollaba esta receta es que no podría replicar ese brillo que tiene el queso en una pizza de Domino's, porque esencialmente ese brillo es sintético. Dejando eso atrás, decidí probar otro rasgo distintivo del queso, esas pequeñas motas verdes de hierbas que se pueden ver debajo del queso, encima del queso y entre el queso. Esta receta de pizza de masa fina es bastante buena. De hecho, pude hacer que los que odiaban a Domino's estuvieran de acuerdo en que estaba bastante delicioso. Es crujiente, cursi y plagado de sabor y hierbas. Lo más importante es que es todo natural y, cuando lo muerdes, puedes estar seguro de que sabes qué es cada ingrediente y qué le hacen a tu cuerpo.

Sin embargo, todavía no sabe a Domino's, quiero decir, ¿cómo puede? - pero no estoy muy seguro de que sea algo tan malo.


Cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Como neoyorquino, recibo muchas críticas cuando le digo a la gente que me gusta la pizza de Domino's. Al vivir en una ciudad donde algunas de las mejores pizzas del país están a la vuelta de la esquina de mi apartamento, a la gente le cuesta creer que me rebajaría a ese nivel, sin mencionar que lo haría como una persona profundamente apasionada. sobre la comida, la cocina y la calidad de los ingredientes. Pero necesito que todos me escuchen.

No es que me guste Domino's, y que comería cualquier cosa en su menú. Hay una cosa en particular que me gusta de Domino's, una cosa y solo una cosa que me da la confianza suficiente para poder decir: "Sí, voy a pedir Domino's para la cena de esta noche".

Esa única cosa es su fina corteza.

Para ponerlo en perspectiva, pedir una pizza de masa fina a Domino's es como pedir patatas fritas a McDonald's para mí. Es un elemento de menú único y distintivo que solo sabe como lo hace si llega en una caja moteada de rojo y azul que tardó menos de 10 minutos en llegar desde el momento en que lo pedí. Es indescriptiblemente fino, su salsa es rica y sabrosa, y el queso siempre está caliente y brillante, y siempre tira. Lo último que mencionaré es el bocado: no es suave ni pastoso, como lo es una buena pizza a la antigua. La fina corteza es crujiente y fina, y se rompe como una galleta cada vez que hundes los dientes en ella.

Comer una pizza de masa fina de Domino's es una experiencia insustituible que no consigo en ningún otro lugar, ni siquiera en lugares con el nombre de Joe's, Di Fara o Patsy's aquí en la ciudad de Nueva York. Y si estás pensando que parece que me gusta el lote de pizzas estilo pastel de barra, que es la pizza de masa fina que se hornea en dos etapas en un horno de gas, entonces debes saber que ni siquiera esos me impiden pedir Domino's. . Verá, no me gusta Domino's porque creo que es una marca de calidad o porque tienen un talento especial en lo que hacen. Me gusta su pizza de masa fina.

Sin embargo, aquí está el problema. Cuando miras la "guía" nutricional de Domino's y escaneas los ingredientes que se encuentran en varios trozos de sus pasteles, ves palabras como levadura de dextrosa, bicarbonato de sodio y ácido cítrico. Curiosamente, cuando se le preguntó acerca de la pizza de masa fina y cómo se podría hacer una en casa, un consultor de Domino's me dijo que sería bastante difícil de hacer, porque su masa está prefabricada y enviada a las tiendas, así que ni siquiera los empleados podrían decirte lo que implica, por mucho que hayas tratado de sacárselo.

Los misterios preocupantes que rodean la nutrición de la pizza y, bueno, algunas de esas miradas de juzgamiento que recibo cada vez que admito que me comí una, eventualmente me hicieron querer intentar hacer una en casa. Sabía que no sería fácil, porque como dije antes, la pizza de masa fina de Domino's es un plato distintivamente único que solo sabe como lo hace porque es Domino's, pero decidí probarlo.

Tuve un poco de ayuda con mi receta. Con la investigación y el estudio de la química de la masa y el horneado, pude determinar cómo obtener esa fina corteza de galleta. La salsa, sin embargo, tiene menos que ver con la estructura y más con el sabor, y cuando estaba investigando, me enteré de que nuestro amigo Todd Wilbur, clonador de recetas experto, ya había hecho parte del trabajo preliminar por mí. Wilbur reprodujo una pizza de Domino's en su programa Top Secret Recipe y, para ello, visitó la sede de Domino's en Ann Arbor, Michigan, y desarrolló una receta con la ayuda de un científico de alimentos de la Universidad de Michigan. Al final, ganó el desafío y engañó a un juez en una prueba de sabor a ciegas. Por suerte para mí, accedió a compartir su receta.

Además de la corteza y la salsa, está el queso. Una cosa que aprendí a aceptar mientras desarrollaba esta receta es que no podría replicar ese brillo que tiene el queso en una pizza de Domino's, porque esencialmente ese brillo es sintético. Dejando eso atrás, decidí probar otro rasgo distintivo del queso, esas pequeñas motas verdes de hierbas que se pueden ver debajo del queso, encima del queso y entre el queso. Esta receta de pizza de masa fina es bastante buena. De hecho, pude hacer que los que odiaban a Domino's estuvieran de acuerdo en que estaba bastante delicioso. Es crujiente, cursi y plagado de sabor y hierbas. Lo más importante es que es todo natural y, cuando lo muerdes, puedes estar seguro de que sabes qué es cada ingrediente y qué le hacen a tu cuerpo.

Sin embargo, todavía no sabe a Domino's, quiero decir, ¿cómo puede? - pero no estoy muy seguro de que sea algo tan malo.


Cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Como neoyorquino, recibo muchas críticas cuando le digo a la gente que me gusta la pizza de Domino's. Al vivir en una ciudad donde algunas de las mejores pizzas del país están a la vuelta de la esquina de mi apartamento, a la gente le cuesta creer que me rebajaría a ese nivel, sin mencionar que lo haría como una persona profundamente apasionada. sobre la comida, la cocina y la calidad de los ingredientes. Pero necesito que todos me escuchen.

No es que me guste Domino's y que comería de todo en su menú. Hay una cosa en particular que me gusta de Domino's, una cosa y sólo una cosa que me da la confianza suficiente para poder decir: "Sí, voy a pedir Domino's para la cena de esta noche".

Esa única cosa es su fina corteza.

Para ponerlo en perspectiva, pedir una pizza de masa fina a Domino's es como pedir patatas fritas a McDonald's para mí. Es un elemento de menú único y distintivo que solo sabe como lo hace si llega en una caja moteada de rojo y azul que tardó menos de 10 minutos en llegar desde el momento en que lo pedí. Es indescriptiblemente fino, su salsa es rica y sabrosa, y el queso siempre está caliente y brillante, y siempre tira. Lo último que mencionaré es el bocado: no es suave ni pastoso, como lo es una buena pizza a la antigua. La fina corteza es crujiente y fina, y se rompe como una galleta cada vez que hundes los dientes en ella.

Comer una pizza de masa fina de Domino's es una experiencia insustituible que no consigo en ningún otro lugar, ni siquiera en lugares con el nombre de Joe's, Di Fara o Patsy's aquí en la ciudad de Nueva York. Y si estás pensando que parece que me gusta el lote de pizzas estilo pastel de barra, que es la pizza de masa fina que se hornea en dos etapas en un horno de gas, entonces debes saber que ni siquiera esos me impiden pedir Domino's. . Verá, no me gusta Domino's porque creo que es una marca de calidad o porque tienen un talento especial en lo que hacen. Me gusta su pizza de masa fina.

Sin embargo, aquí está el problema. Cuando miras la "guía" nutricional de Domino's y escaneas los ingredientes que se encuentran en varios trozos de sus pasteles, ves palabras como levadura de dextrosa, bicarbonato de sodio y ácido cítrico. Curiosamente, cuando se le preguntó acerca de la pizza de masa fina y cómo se podría hacer una en casa, un consultor de Domino's me dijo que sería bastante difícil de hacer, porque su masa está prefabricada y enviada a las tiendas, así que ni siquiera los empleados podrían decirte lo que implica, por mucho que hayas tratado de sacárselo.

Los misterios preocupantes que rodean la nutrición de la pizza y, bueno, algunas de esas miradas de juzgamiento que recibo cada vez que admito que me comí una, eventualmente me hicieron querer intentar hacer una en casa. Sabía que no sería fácil, porque como dije antes, la pizza de masa fina de Domino's es un plato distintivamente único que solo sabe como lo hace porque es Domino's, pero decidí probarlo.

Tuve un poco de ayuda con mi receta. Con la investigación y el estudio de la química de la masa y el horneado, pude determinar cómo obtener esa fina corteza de galleta. La salsa, sin embargo, tiene menos que ver con la estructura y más con el sabor, y cuando estaba investigando, me enteré de que nuestro amigo Todd Wilbur, clonador de recetas experto, ya había hecho parte del trabajo preliminar por mí. Wilbur reprodujo una pizza de Domino's en su programa Top Secret Recipe y, para ello, visitó la sede de Domino's en Ann Arbor, Michigan, y desarrolló una receta con la ayuda de un científico de alimentos de la Universidad de Michigan. Al final, ganó el desafío y engañó a un juez en una prueba de sabor a ciegas. Por suerte para mí, accedió a compartir su receta.

Además de la corteza y la salsa, está el queso. Una cosa que aprendí a aceptar mientras desarrollaba esta receta es que no podría replicar ese brillo que tiene el queso en una pizza de Domino's, porque esencialmente ese brillo es sintético. Dejando eso atrás, decidí probar otro rasgo distintivo del queso, esas pequeñas motas verdes de hierbas que se pueden ver debajo del queso, encima del queso y entre el queso. Esta receta de pizza de masa fina es bastante buena. De hecho, pude hacer que los que odiaban a Domino's estuvieran de acuerdo en que estaba bastante delicioso. Es crujiente, cursi y plagado de sabor y hierbas. Lo más importante es que es todo natural y, cuando lo muerdes, puedes estar seguro de que sabes qué es cada ingrediente y qué le hacen a tu cuerpo.

Sin embargo, todavía no sabe a Domino's, quiero decir, ¿cómo puede? - pero no estoy muy seguro de que sea algo tan malo.


Cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Como neoyorquino, recibo muchas críticas cuando le digo a la gente que me gusta la pizza de Domino's. Al vivir en una ciudad donde algunas de las mejores pizzas del país están a la vuelta de la esquina de mi apartamento, a la gente le cuesta creer que me rebajaría a ese nivel, sin mencionar que lo haría como una persona profundamente apasionada. sobre la comida, la cocina y la calidad de los ingredientes. Pero necesito que todos me escuchen.

No es que me guste Domino's y que comería de todo en su menú. Hay una cosa en particular que me gusta de Domino's, una cosa y sólo una cosa que me da la confianza suficiente para poder decir: "Sí, voy a pedir Domino's para la cena de esta noche".

Esa única cosa es su fina corteza.

Para ponerlo en perspectiva, pedir una pizza de masa fina a Domino's es como pedir patatas fritas a McDonald's para mí. Es un elemento de menú único y distintivo que solo sabe como lo hace si llega en una caja moteada de rojo y azul que tardó menos de 10 minutos en llegar desde el momento en que lo pedí. Es indescriptiblemente fino, su salsa es rica y sabrosa, y el queso siempre está caliente y brillante, y siempre tira. Lo último que mencionaré es el bocado: no es suave ni pastoso, como lo es una buena pizza a la antigua. La fina corteza es crujiente y fina, y se rompe como una galleta cada vez que hundes los dientes en ella.

Comer una pizza de masa fina de Domino's es una experiencia insustituible que no consigo en ningún otro lugar, ni siquiera en lugares con el nombre de Joe's, Di Fara o Patsy's aquí en la ciudad de Nueva York. Y si estás pensando que parece que me gusta el lote de pizzas estilo pastel de barra, que es la pizza de masa fina que se hornea en dos etapas en un horno de gas, entonces debes saber que ni siquiera esos me impiden pedir Domino's. . Verá, no me gusta Domino's porque creo que es una marca de calidad o porque tienen un talento especial en lo que hacen. Me gusta su pizza de masa fina.

Sin embargo, aquí está el problema. Cuando miras la "guía" nutricional de Domino's y escaneas los ingredientes que se encuentran en varios trozos de sus pasteles, ves palabras como levadura de dextrosa, bicarbonato de sodio y ácido cítrico. Curiosamente, cuando se le preguntó acerca de la pizza de masa fina y cómo se podría hacer una en casa, un consultor de Domino's me dijo que sería bastante difícil de hacer, porque su masa está prefabricada y enviada a las tiendas, así que ni siquiera los empleados podrían decirte lo que implica, por mucho que hayas tratado de sacárselo.

Los misterios preocupantes que rodean la nutrición de la pizza y, bueno, algunas de esas miradas de juzgamiento que recibo cada vez que admito comer una, finalmente me hicieron querer intentar hacer una en casa. Sabía que no sería fácil, porque como dije antes, la pizza de masa fina de Domino's es un plato distintivamente único que solo sabe como lo hace porque es Domino's, pero decidí probarlo.

Tuve un poco de ayuda con mi receta. Con la investigación y el estudio de la química de la masa y el horneado, pude determinar cómo obtener esa fina corteza de galleta. La salsa, sin embargo, tiene menos que ver con la estructura y más con el sabor, y cuando estaba investigando, me enteré de que nuestro amigo Todd Wilbur, clonador de recetas experto, ya había hecho parte del trabajo preliminar por mí. Wilbur reprodujo una pizza de Domino's en su programa Top Secret Recipe y, para ello, visitó la sede de Domino's en Ann Arbor, Michigan, y desarrolló una receta con la ayuda de un científico de alimentos de la Universidad de Michigan. Al final, ganó el desafío y engañó a un juez en una prueba de sabor a ciegas. Por suerte para mí, accedió a compartir su receta.

Además de la corteza y la salsa, está el queso. Una cosa que aprendí a aceptar mientras desarrollaba esta receta es que no podría replicar ese brillo que tiene el queso en una pizza de Domino's, porque esencialmente ese brillo es sintético. Dejando eso atrás, decidí probar otro rasgo distintivo del queso, esas pequeñas motas verdes de hierbas que se pueden ver debajo del queso, encima del queso y entre el queso. Esta receta de pizza de masa fina es bastante buena. De hecho, pude hacer que los que odiaban a Domino's estuvieran de acuerdo en que estaba bastante delicioso. Es crujiente, cursi y plagado de sabor y hierbas. Lo más importante es que es todo natural y, cuando lo muerdes, puedes estar seguro de que sabes qué es cada ingrediente y qué le hacen a tu cuerpo.

Sin embargo, todavía no sabe a Domino's, quiero decir, ¿cómo puede? - pero no estoy muy seguro de que sea algo tan malo.


Cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Como neoyorquino, recibo muchas críticas cuando le digo a la gente que me gusta la pizza de Domino's. Al vivir en una ciudad donde algunas de las mejores pizzas del país están a la vuelta de la esquina de mi apartamento, a la gente le cuesta creer que me rebajaría a ese nivel, sin mencionar que lo haría como una persona profundamente apasionada. sobre la comida, la cocina y la calidad de los ingredientes. Pero necesito que todos me escuchen.

No es que me guste Domino's y que comería de todo en su menú. Hay una cosa en particular que me gusta de Domino's, una cosa y sólo una cosa que me da la confianza suficiente para poder decir: "Sí, voy a pedir Domino's para la cena de esta noche".

Esa única cosa es su fina corteza.

Para ponerlo en perspectiva, pedir una pizza de masa fina a Domino's es como pedir patatas fritas a McDonald's para mí. Es un elemento de menú único y distintivo que solo sabe como lo hace si llega en una caja moteada de rojo y azul que tardó menos de 10 minutos en llegar desde el momento en que lo pedí. Es indescriptiblemente fino, su salsa es rica y sabrosa, y el queso siempre está caliente y brillante, y siempre tira. Lo último que mencionaré es el bocado: no es suave ni pastoso, como lo es una buena pizza a la antigua. La fina corteza es crujiente y fina, y se rompe como una galleta cada vez que le hundes los dientes.

Comer una pizza de masa fina de Domino's es una experiencia insustituible que no consigo en ningún otro lugar, ni siquiera en lugares con el nombre de Joe's, Di Fara o Patsy's aquí en la ciudad de Nueva York. Y si estás pensando que parece que me gusta el lote de pizzas estilo pastel de barra, que es la pizza de masa fina que se hornea en dos etapas en un horno de gas, entonces debes saber que ni siquiera esos me impiden pedir Domino's. . Verá, no me gusta Domino's porque creo que es una marca de calidad o porque tienen un talento especial en lo que hacen. Me gusta su pizza de masa fina.

Sin embargo, aquí está el problema. Cuando miras la "guía" nutricional de Domino's y escaneas los ingredientes que se encuentran en varios trozos de sus pasteles, ves palabras como levadura de dextrosa, bicarbonato de sodio y ácido cítrico. Curiosamente, cuando se le preguntó acerca de la pizza de masa fina y cómo se podría hacer una en casa, un consultor de Domino's me dijo que sería bastante difícil de hacer, porque su masa está prefabricada y enviada a las tiendas, así que ni siquiera los empleados podrían decirte lo que implica, por mucho que hayas tratado de sacárselo.

Los misterios preocupantes que rodean la nutrición de la pizza y, bueno, algunas de esas miradas de juzgamiento que recibo cada vez que admito que me comí una, eventualmente me hicieron querer intentar hacer una en casa. Sabía que no sería fácil, porque como dije antes, la pizza de masa fina de Domino's es un plato distintivamente único que solo sabe como lo hace porque es Domino's, pero decidí probarlo.

Tuve un poco de ayuda con mi receta. Con la investigación y el estudio de la química de la masa y el horneado, pude determinar cómo obtener esa fina corteza de galleta. La salsa, sin embargo, tiene menos que ver con la estructura y más con el sabor, y cuando estaba investigando, me enteré de que nuestro amigo Todd Wilbur, clonador de recetas experto, ya había hecho parte del trabajo preliminar por mí. Wilbur reprodujo una pizza de Domino's en su programa Top Secret Recipe y, para ello, visitó la sede de Domino's en Ann Arbor, Michigan, y desarrolló una receta con la ayuda de un científico de alimentos de la Universidad de Michigan. Al final, ganó el desafío y engañó a un juez en una prueba de sabor a ciegas. Por suerte para mí, accedió a compartir su receta.

Además de la corteza y la salsa, está el queso. Una cosa que aprendí a aceptar mientras desarrollaba esta receta es que no podría replicar ese brillo que tiene el queso en una pizza de Domino's, porque esencialmente ese brillo es sintético. Dejando eso atrás, decidí probar otro rasgo distintivo del queso, esas pequeñas motas verdes de hierbas que se pueden ver debajo del queso, encima del queso y entre el queso. Esta receta de pizza de masa fina es bastante buena. De hecho, pude hacer que los que odiaban a Domino's estuvieran de acuerdo en que estaba bastante delicioso. Es crujiente, cursi y plagado de sabor y hierbas. Lo más importante es que es todo natural y, cuando lo muerdes, puedes estar seguro de que sabes qué es cada ingrediente y qué le hacen a tu cuerpo.

Sin embargo, todavía no sabe a Domino's, quiero decir, ¿cómo puede? - pero no estoy muy seguro de que sea algo tan malo.


Cómo hacer pizza de masa fina de Domino's en casa

Como neoyorquino, recibo muchas críticas cuando le digo a la gente que me gusta la pizza de Domino's. Al vivir en una ciudad donde algunas de las mejores pizzas del país están a la vuelta de la esquina de mi apartamento, a la gente le cuesta creer que me rebajaría a ese nivel, sin mencionar que lo haría como una persona profundamente apasionada. sobre la comida, la cocina y la calidad de los ingredientes. Pero necesito que todos me escuchen.

No es que me guste Domino's, y que comería cualquier cosa en su menú. Hay una cosa en particular que me gusta de Domino's, una cosa y sólo una cosa que me da la confianza suficiente para poder decir: "Sí, voy a pedir Domino's para la cena de esta noche".

Esa única cosa es su fina corteza.

Para ponerlo en perspectiva, pedir una pizza de masa fina a Domino's es como pedir patatas fritas a McDonald's para mí. Es un elemento de menú único y distintivo que solo sabe como lo hace si llega en una caja moteada de rojo y azul que tardó menos de 10 minutos en llegar desde el momento en que lo pedí. Es indescriptiblemente fino, su salsa es rica y sabrosa, y el queso siempre está caliente y brillante, y siempre tira. Lo último que mencionaré es el bocado: no es suave ni pastoso, como lo es una buena pizza a la antigua. La fina corteza es crujiente y fina, y se rompe como una galleta cada vez que hundes los dientes en ella.

Comer una pizza de masa fina de Domino's es una experiencia insustituible que no consigo en ningún otro lugar, ni siquiera en lugares con el nombre de Joe's, Di Fara o Patsy's aquí en la ciudad de Nueva York. Y si estás pensando que parece que me gusta el lote de pizzas estilo pastel de barra, que es la pizza de masa fina que se hornea en dos etapas en un horno de gas, entonces debes saber que ni siquiera esos me impiden pedir Domino's. . Verá, no me gusta Domino's porque creo que es una marca de calidad o porque tienen un talento especial en lo que hacen. Me gusta su pizza de masa fina.

Sin embargo, aquí está el problema. Cuando miras la "guía" nutricional de Domino's y escaneas los ingredientes que se encuentran en varios trozos de sus pasteles, ves palabras como levadura de dextrosa, bicarbonato de sodio y ácido cítrico. Curiosamente, cuando se le preguntó acerca de la pizza de masa fina y cómo se podría hacer una en casa, un consultor de Domino's me dijo que sería bastante difícil de hacer, porque su masa está prefabricada y enviada a las tiendas, así que ni siquiera los empleados podrían decirte lo que implica, por mucho que hayas tratado de sacárselo.

Los misterios preocupantes que rodean la nutrición de la pizza y, bueno, algunas de esas miradas de juzgamiento que recibo cada vez que admito que me comí una, eventualmente me hicieron querer intentar hacer una en casa. Sabía que no sería fácil, porque como dije antes, la pizza de masa fina de Domino's es un plato distintivamente único que solo sabe como lo hace porque es Domino's, pero decidí probarlo.

Tuve un poco de ayuda con mi receta. Con la investigación y el estudio de la química de la masa y el horneado, pude determinar cómo obtener esa fina corteza de galleta. La salsa, sin embargo, tiene menos que ver con la estructura y más con el sabor, y cuando estaba investigando, me enteré de que nuestro amigo Todd Wilbur, clonador de recetas experto, ya había hecho parte del trabajo preliminar por mí. Wilbur reprodujo una pizza de Domino en su programa Top Secret Recipe y, para ello, visitó la sede de Domino en Ann Arbor, Michigan, y desarrolló una receta con la ayuda de un científico de alimentos de la Universidad de Michigan. Al final, ganó el desafío y engañó a un juez en una prueba de sabor a ciegas. Por suerte para mí, accedió a compartir su receta.

Además de la corteza y la salsa, está el queso. Una cosa que aprendí a aceptar mientras desarrollaba esta receta es que no podría replicar ese brillo que tiene el queso en una pizza de Domino's, porque esencialmente ese brillo es sintético. Putting that behind me, I decided to try for another distinctive trait of the cheese, those tiny, green speckles of herbs that you can see below the cheese, on top of the cheese, and in between the cheese. This thin-crust pizza recipe is pretty good. In fact, I was able to get Domino’s haters to agree that it was pretty delicious. It’s crunchy, cheesy, and riddled with flavor and herbs. Most importantly, it’s all natural, and when you take a bite you can be sure you know what every single ingredient is and what they do to your body.

It still doesn’t taste like Domino’s, though — I mean, how can it? — but I’m not too sure that’s such a bad thing.


How to make Domino’s thin-crust pizza at home

As a New Yorker, I catch a lot of flak when I tell people I like Domino’s pizza. Living in a city where some of the best pizza in the country is just around the corner from my apartment, people find it hard to believe that I’d stoop to such a level, not to mention doing so as a person who is deeply passionate about food, cooking, and the quality of ingredients. But I need everyone to hear me out.

It’s not that I love Domino’s, and that I’d eat anything and everything on their menu. There’s one thing in particular that I like from Domino’s one thing and one thing only that makes me confident enough to be able to say, "Yes, I am ordering Domino’s for dinner tonight."

That one thing is their thin crust.

To put it in perspective, ordering a thin-crust pizza from Domino’s is like ordering fries from McDonald’s for me. It’s a unique and distinctive menu item that only tastes the way it does if it arrives in a red and blue speckled box that took less than 10 minutes to arrive from the time I ordered it. It’s indescribably thin, its sauce is rich and flavorful, and the cheese is always hot and shiny, and it always pulls. The last thing I’ll mention is the bite: it’s not soft or doughy, like a good old-fashioned pizza is. The thin crust is crunchy and thin, and it snaps off like a cracker whenever you sink your teeth into it.

Eating a Domino's thin-crust pizza is an irreplaceable experience that I just don’t get anywhere else, not even at places under the name of Joe’s, Di Fara, or Patsy’s here in New York City. And if you're thinking that it sounds like I just like bar pie-style pizza lot, which is the thin-crust pizza that's baked in two stages in a gas oven, then you should know that not even those prevent me from ordering Domino's. So, you see, I don’t like Domino’s because I think that it’s a quality brand or that they’re particularly talented at what they do. I like their thin-crust pizza.

Here’s the problem, though. When you look on Domino’s nutrition "guide" and scan the ingredients that go into various pieces of their pies, you see words like dextrose leavening, sodium bicarbonate, and citric acid. Interestingly enough, when asked about the thin-crust pizza and how one could ever make one at home, a consultant for Domino’s told me that it would be pretty hard to do, because their crust is pre-made and shipped to the stores, so not even the employees would be able to tell you what goes into it, no matter how hard you tried to get it out of them.

The concerning mysteries surrounding the nutrition of the pizza, and, well, some of those judging looks I get every time I admit to eating one, eventually made me want to try to make one at home. I knew it wouldn’t be easy, because as I said before, Domino’s thin-crust pizza is a distinctively unique dish that only tastes the way it does because it’s Domino’s, but I decided to give it a try.

I had a little help with my recipe. With research and studying the chemistry of dough and baking, I was able to determine how to get that thin, cracker crust. The sauce, though, is less about structure and more about taste, and when I was doing my research, I learned that our friend Todd Wilbur, expert recipe cloner, had already done some of the legwork for me. Wilbur replicated a Domino’s pizza on his show Top Secret Recipe, and to do this he visited Domino’s headquarters in Ann Arbor, Mich., and developed a recipe with the help of a food scientist from University of Michigan. In the end, he won the challenge, and fooled one judge in a blind taste test. Luckily for me, he agreed to share his recipe.

Besides the crust and the sauce, there’s the cheese. One thing I learned to accept while developing this recipe is that I wouldn’t be able to replicate that gloss the cheese on a Domino’s pizza has, because essentially that gloss is synthetic. Putting that behind me, I decided to try for another distinctive trait of the cheese, those tiny, green speckles of herbs that you can see below the cheese, on top of the cheese, and in between the cheese. This thin-crust pizza recipe is pretty good. In fact, I was able to get Domino’s haters to agree that it was pretty delicious. It’s crunchy, cheesy, and riddled with flavor and herbs. Most importantly, it’s all natural, and when you take a bite you can be sure you know what every single ingredient is and what they do to your body.

It still doesn’t taste like Domino’s, though — I mean, how can it? — but I’m not too sure that’s such a bad thing.


How to make Domino’s thin-crust pizza at home

As a New Yorker, I catch a lot of flak when I tell people I like Domino’s pizza. Living in a city where some of the best pizza in the country is just around the corner from my apartment, people find it hard to believe that I’d stoop to such a level, not to mention doing so as a person who is deeply passionate about food, cooking, and the quality of ingredients. But I need everyone to hear me out.

It’s not that I love Domino’s, and that I’d eat anything and everything on their menu. There’s one thing in particular that I like from Domino’s one thing and one thing only that makes me confident enough to be able to say, "Yes, I am ordering Domino’s for dinner tonight."

That one thing is their thin crust.

To put it in perspective, ordering a thin-crust pizza from Domino’s is like ordering fries from McDonald’s for me. It’s a unique and distinctive menu item that only tastes the way it does if it arrives in a red and blue speckled box that took less than 10 minutes to arrive from the time I ordered it. It’s indescribably thin, its sauce is rich and flavorful, and the cheese is always hot and shiny, and it always pulls. The last thing I’ll mention is the bite: it’s not soft or doughy, like a good old-fashioned pizza is. The thin crust is crunchy and thin, and it snaps off like a cracker whenever you sink your teeth into it.

Eating a Domino's thin-crust pizza is an irreplaceable experience that I just don’t get anywhere else, not even at places under the name of Joe’s, Di Fara, or Patsy’s here in New York City. And if you're thinking that it sounds like I just like bar pie-style pizza lot, which is the thin-crust pizza that's baked in two stages in a gas oven, then you should know that not even those prevent me from ordering Domino's. So, you see, I don’t like Domino’s because I think that it’s a quality brand or that they’re particularly talented at what they do. I like their thin-crust pizza.

Here’s the problem, though. When you look on Domino’s nutrition "guide" and scan the ingredients that go into various pieces of their pies, you see words like dextrose leavening, sodium bicarbonate, and citric acid. Interestingly enough, when asked about the thin-crust pizza and how one could ever make one at home, a consultant for Domino’s told me that it would be pretty hard to do, because their crust is pre-made and shipped to the stores, so not even the employees would be able to tell you what goes into it, no matter how hard you tried to get it out of them.

The concerning mysteries surrounding the nutrition of the pizza, and, well, some of those judging looks I get every time I admit to eating one, eventually made me want to try to make one at home. I knew it wouldn’t be easy, because as I said before, Domino’s thin-crust pizza is a distinctively unique dish that only tastes the way it does because it’s Domino’s, but I decided to give it a try.

I had a little help with my recipe. With research and studying the chemistry of dough and baking, I was able to determine how to get that thin, cracker crust. The sauce, though, is less about structure and more about taste, and when I was doing my research, I learned that our friend Todd Wilbur, expert recipe cloner, had already done some of the legwork for me. Wilbur replicated a Domino’s pizza on his show Top Secret Recipe, and to do this he visited Domino’s headquarters in Ann Arbor, Mich., and developed a recipe with the help of a food scientist from University of Michigan. In the end, he won the challenge, and fooled one judge in a blind taste test. Luckily for me, he agreed to share his recipe.

Besides the crust and the sauce, there’s the cheese. One thing I learned to accept while developing this recipe is that I wouldn’t be able to replicate that gloss the cheese on a Domino’s pizza has, because essentially that gloss is synthetic. Putting that behind me, I decided to try for another distinctive trait of the cheese, those tiny, green speckles of herbs that you can see below the cheese, on top of the cheese, and in between the cheese. This thin-crust pizza recipe is pretty good. In fact, I was able to get Domino’s haters to agree that it was pretty delicious. It’s crunchy, cheesy, and riddled with flavor and herbs. Most importantly, it’s all natural, and when you take a bite you can be sure you know what every single ingredient is and what they do to your body.

It still doesn’t taste like Domino’s, though — I mean, how can it? — but I’m not too sure that’s such a bad thing.


How to make Domino’s thin-crust pizza at home

As a New Yorker, I catch a lot of flak when I tell people I like Domino’s pizza. Living in a city where some of the best pizza in the country is just around the corner from my apartment, people find it hard to believe that I’d stoop to such a level, not to mention doing so as a person who is deeply passionate about food, cooking, and the quality of ingredients. But I need everyone to hear me out.

It’s not that I love Domino’s, and that I’d eat anything and everything on their menu. There’s one thing in particular that I like from Domino’s one thing and one thing only that makes me confident enough to be able to say, "Yes, I am ordering Domino’s for dinner tonight."

That one thing is their thin crust.

To put it in perspective, ordering a thin-crust pizza from Domino’s is like ordering fries from McDonald’s for me. It’s a unique and distinctive menu item that only tastes the way it does if it arrives in a red and blue speckled box that took less than 10 minutes to arrive from the time I ordered it. It’s indescribably thin, its sauce is rich and flavorful, and the cheese is always hot and shiny, and it always pulls. The last thing I’ll mention is the bite: it’s not soft or doughy, like a good old-fashioned pizza is. The thin crust is crunchy and thin, and it snaps off like a cracker whenever you sink your teeth into it.

Eating a Domino's thin-crust pizza is an irreplaceable experience that I just don’t get anywhere else, not even at places under the name of Joe’s, Di Fara, or Patsy’s here in New York City. And if you're thinking that it sounds like I just like bar pie-style pizza lot, which is the thin-crust pizza that's baked in two stages in a gas oven, then you should know that not even those prevent me from ordering Domino's. So, you see, I don’t like Domino’s because I think that it’s a quality brand or that they’re particularly talented at what they do. I like their thin-crust pizza.

Here’s the problem, though. When you look on Domino’s nutrition "guide" and scan the ingredients that go into various pieces of their pies, you see words like dextrose leavening, sodium bicarbonate, and citric acid. Interestingly enough, when asked about the thin-crust pizza and how one could ever make one at home, a consultant for Domino’s told me that it would be pretty hard to do, because their crust is pre-made and shipped to the stores, so not even the employees would be able to tell you what goes into it, no matter how hard you tried to get it out of them.

The concerning mysteries surrounding the nutrition of the pizza, and, well, some of those judging looks I get every time I admit to eating one, eventually made me want to try to make one at home. I knew it wouldn’t be easy, because as I said before, Domino’s thin-crust pizza is a distinctively unique dish that only tastes the way it does because it’s Domino’s, but I decided to give it a try.

I had a little help with my recipe. With research and studying the chemistry of dough and baking, I was able to determine how to get that thin, cracker crust. The sauce, though, is less about structure and more about taste, and when I was doing my research, I learned that our friend Todd Wilbur, expert recipe cloner, had already done some of the legwork for me. Wilbur replicated a Domino’s pizza on his show Top Secret Recipe, and to do this he visited Domino’s headquarters in Ann Arbor, Mich., and developed a recipe with the help of a food scientist from University of Michigan. In the end, he won the challenge, and fooled one judge in a blind taste test. Luckily for me, he agreed to share his recipe.

Besides the crust and the sauce, there’s the cheese. One thing I learned to accept while developing this recipe is that I wouldn’t be able to replicate that gloss the cheese on a Domino’s pizza has, because essentially that gloss is synthetic. Putting that behind me, I decided to try for another distinctive trait of the cheese, those tiny, green speckles of herbs that you can see below the cheese, on top of the cheese, and in between the cheese. This thin-crust pizza recipe is pretty good. In fact, I was able to get Domino’s haters to agree that it was pretty delicious. It’s crunchy, cheesy, and riddled with flavor and herbs. Most importantly, it’s all natural, and when you take a bite you can be sure you know what every single ingredient is and what they do to your body.

It still doesn’t taste like Domino’s, though — I mean, how can it? — but I’m not too sure that’s such a bad thing.


How to make Domino’s thin-crust pizza at home

As a New Yorker, I catch a lot of flak when I tell people I like Domino’s pizza. Living in a city where some of the best pizza in the country is just around the corner from my apartment, people find it hard to believe that I’d stoop to such a level, not to mention doing so as a person who is deeply passionate about food, cooking, and the quality of ingredients. But I need everyone to hear me out.

It’s not that I love Domino’s, and that I’d eat anything and everything on their menu. There’s one thing in particular that I like from Domino’s one thing and one thing only that makes me confident enough to be able to say, "Yes, I am ordering Domino’s for dinner tonight."

That one thing is their thin crust.

To put it in perspective, ordering a thin-crust pizza from Domino’s is like ordering fries from McDonald’s for me. It’s a unique and distinctive menu item that only tastes the way it does if it arrives in a red and blue speckled box that took less than 10 minutes to arrive from the time I ordered it. It’s indescribably thin, its sauce is rich and flavorful, and the cheese is always hot and shiny, and it always pulls. The last thing I’ll mention is the bite: it’s not soft or doughy, like a good old-fashioned pizza is. The thin crust is crunchy and thin, and it snaps off like a cracker whenever you sink your teeth into it.

Eating a Domino's thin-crust pizza is an irreplaceable experience that I just don’t get anywhere else, not even at places under the name of Joe’s, Di Fara, or Patsy’s here in New York City. And if you're thinking that it sounds like I just like bar pie-style pizza lot, which is the thin-crust pizza that's baked in two stages in a gas oven, then you should know that not even those prevent me from ordering Domino's. So, you see, I don’t like Domino’s because I think that it’s a quality brand or that they’re particularly talented at what they do. I like their thin-crust pizza.

Here’s the problem, though. When you look on Domino’s nutrition "guide" and scan the ingredients that go into various pieces of their pies, you see words like dextrose leavening, sodium bicarbonate, and citric acid. Interestingly enough, when asked about the thin-crust pizza and how one could ever make one at home, a consultant for Domino’s told me that it would be pretty hard to do, because their crust is pre-made and shipped to the stores, so not even the employees would be able to tell you what goes into it, no matter how hard you tried to get it out of them.

The concerning mysteries surrounding the nutrition of the pizza, and, well, some of those judging looks I get every time I admit to eating one, eventually made me want to try to make one at home. I knew it wouldn’t be easy, because as I said before, Domino’s thin-crust pizza is a distinctively unique dish that only tastes the way it does because it’s Domino’s, but I decided to give it a try.

I had a little help with my recipe. With research and studying the chemistry of dough and baking, I was able to determine how to get that thin, cracker crust. The sauce, though, is less about structure and more about taste, and when I was doing my research, I learned that our friend Todd Wilbur, expert recipe cloner, had already done some of the legwork for me. Wilbur replicated a Domino’s pizza on his show Top Secret Recipe, and to do this he visited Domino’s headquarters in Ann Arbor, Mich., and developed a recipe with the help of a food scientist from University of Michigan. In the end, he won the challenge, and fooled one judge in a blind taste test. Luckily for me, he agreed to share his recipe.

Besides the crust and the sauce, there’s the cheese. One thing I learned to accept while developing this recipe is that I wouldn’t be able to replicate that gloss the cheese on a Domino’s pizza has, because essentially that gloss is synthetic. Putting that behind me, I decided to try for another distinctive trait of the cheese, those tiny, green speckles of herbs that you can see below the cheese, on top of the cheese, and in between the cheese. This thin-crust pizza recipe is pretty good. In fact, I was able to get Domino’s haters to agree that it was pretty delicious. It’s crunchy, cheesy, and riddled with flavor and herbs. Most importantly, it’s all natural, and when you take a bite you can be sure you know what every single ingredient is and what they do to your body.

It still doesn’t taste like Domino’s, though — I mean, how can it? — but I’m not too sure that’s such a bad thing.


Ver el vídeo: How To Make Thin Crust Pizza Dough (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Hobart

    ¡Usted escribe bien! Continuar con el mismo espíritu

  2. Orwel

    Maravillosa información muy útil

  3. Raynor

    ¿No estabas tratando de buscar en google.com?

  4. Boarte

    Algo que no veo el formulario de comentarios u otras coordenadas de la administración del blog.

  5. Gerrit

    En mi opinión estás equivocado. Ofrezco discutirlo. Escríbeme en PM.



Escribe un mensaje