Otro

Unión urbana: por el amor a la comida

Unión urbana: por el amor a la comida



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Unión Urbana es un restaurante construido con devoción. La cocina abierta da un aire animado, ya que la juerga de los clientes se mezcla con los pedidos y el bullicio de los chefs. Es un espacio que te anima a sentarte, charlar y disfrutar verdaderamente de una comida.

Urban Union ha recibido muchos elogios desde su apertura en enero de 2012. Shrader proviene de una experiencia impresionante tanto en la cocina como en la administración del restaurante como chef ejecutivo para establecimientos como The Nine Group y Epic Steakhouse en Chicago. Esa experiencia se combinó con una pasión definida por el restaurante que quería construir, creando un menú y un lugar que han impresionado incluso a la más respetada de las guías de restaurantes, Michelin. Urban Union obtuvo la distinción 'Bib Gourmand' en 2013; el asentimiento de esa palabra en calidad fue un gran honor, dijo Shrader a The Daily Meal.

El año ha tenido sus desafíos, por supuesto. El chef Shrader considera la ubicación como un factor que no tuvo en cuenta por completo. El restaurante se encuentra en un barrio universitario que no ve tanto tráfico peatonal como algunos de los lugares más centrados en la cocina de la ciudad. "Sobrevivimos, pero en un vecindario mejor, prosperaríamos". Sin embargo, para aquellos que encuentran su camino a este restaurante, él promete una excelente cocina a precios justos, servida con integridad. Los menús de degustación del chef son un buen ejemplo de este compromiso, ya que ofrecen una mirada emocionante y completa a los deliciosos platos que sirve la cocina de Urban Union.

Todo comienza con el vino cuando se trata del menú del chef Shrader. Su objetivo es platos que sean simples, destacando solo un puñado de ingredientes elegidos a propósito, y ningún plato está sin su combinación de viñedo. "Es como bailar", dice Shrader. "Necesitas un socio capaz para hacerte lucir bien". Él elige principalmente cosechas europeas que equilibran, no dominan, su comida cuidadosamente elaborada. Esta comida estuvo acompañada de dos blancos finos, recomendados por el propio Chef Shrader: un Viura de la región española de Rioja y un Pinot Gris de Raptor Ridge, una rara elección estadounidense.

El chef Marrelli me acompañó a través de los platos elegidos, cuidando de describir cada ingrediente. El primer plato consistió en una ensalada de coles de Bruselas. Las hojas crujientes de las coles de Bruselas contrastaban con una suave argula. El ajo y el chile le dieron una patada al plato, mientras que el tocino ahumado de madera de manzano y un toque de menta suavizaron todo.

El segundo plato presentaba lengua de ternera, acentuada con salsa verde, rodajas redondas de papa, rábano y un huevo de seis minutos. La lengua en sí tenía un sabor suave, preparando el escenario para los otros elementos que se combinaron en una presentación refrescante y fácil de comer.

El siguiente fue un pincho de muslo de pollo de inspiración mediterránea. Un tzatziki picante se roció generosamente en la parte superior, agregando una nota cremosa y ligera a los bocados de carne agradablemente carbonizados. Un puré de garbanzos con menta equilibrada con cucharadas de harissa picante.

El siguiente plato se convirtió rápidamente en un favorito. Los ñoquis de ricotta masticables se cubrieron con tomillo crujiente y se aderezaron con una rica salsa de cordero. La receta de la salsa vino del abuelo del chef Shrader, Sal, y fue prudente al no meterse con nada bueno.

El último plato sabroso fue un niño de regreso, según el chef Marrelli; un plato más antiguo que había vuelto al menú, y por una buena razón. El cerdo desmenuzado se cubrió con salsa BBQ Dr. Pepper. Ese sabor dulce, reconocible al instante, se suavizó con una ensalada de repollo picante y avinagrado y la clásica mostaza amarilla, creando ese equilibrio tan indicativo del menú de Urban Union.

Para cerrar la comida, el chef de repostería Nozaki sacó una muestra de tres postres. El pudín de dátiles pegajoso era suave y dulce y estaba perfectamente dividido con una bola de helado de crema fresca. Espresso crème brulee, presentado en una taza demitasse, era una combinación ideal de postre y café para después de la cena. Una tarta de chocolate y caramelo haría que cualquier amante del chocolate se derritiera, ya que una pizca de sal en el aplastamiento desmenuzable evitaba cualquier golpe de azúcar. Una excelente manera de terminar la velada.


Nuevo libro, excepcionalmente bueno, comparte recetas y una historia de sueños compartidos

0

El libro Uncommonly Good, publicado recientemente, cuenta la historia detrás del desarrollo del centro de retiro Good Commons de Vermont, al tiempo que ofrece recetas prácticas para cocineros caseros.

El libro, escrito en coautoría por Matthew Wexler y Tesha Buss, detalla las pruebas y los triunfos de la experiencia de los autores en la construcción de Good Commons. Los dos amigos pasaron casi una década construyendo el centro, que hoy ofrece espacio para que los huéspedes se recarguen de energía al reducir sus rutinas diarias y mantener sus cuerpos con alimentos nutritivos.

Wexler explica que desde el principio, él y Buss sabían que Good Commons proporcionaría a los visitantes alimentos de proveedores locales, algo que se ha convertido en clave para el negocio. “Cruzas la frontera [hacia Vermont] y bajas la ventana y todo lo que hueles es verde, fresco y vivo. Eso tenía que ser parte de la historia gastronómica del lugar ”, le dice Wexler a Food Tank.

Uncommonly Good también ofrece a los lectores más de 75 recetas inspiradas en la educación del medio oeste de los autores, su amor por el brunch y las experiencias de Wexler como chef en la ciudad de Nueva York y Chicago.

Y con las recetas vienen las historias detrás de cada plato. “Estaba más interesado en las historias relacionadas con la comida que en escribir una introducción a la receta que habla de la receta”, dice Wexler. "Quería darle un marco que tuviera contexto porque cuando las personas están en Good Commons y experimentan la comida, esas narrativas y esa narración hacen que todo sepa mejor".

Además de entretenerse con las recetas y las historias, los lectores de Buss se inspirarán con su libro. "No le tengas miedo a nada", le dice Buss a Food Tank. "No le tengas miedo a la receta. No tenga miedo de fallar. Solo inténtalo."


1. Instar a los políticos a rectificar los efectos de las políticas comunitarias racistas.

Muchos problemas que conducen a la inseguridad alimentaria y los problemas de acceso a los alimentos se remontan a políticas estructurales heredadas en comunidades que dejaron ciertas áreas, muchas en comunidades negras u otras comunidades de color, sin los recursos alimentarios que tanto necesitaban.

“Las líneas rojas y otras políticas han dejado una marca indeleble en cómo se ven y funcionan nuestros vecindarios en casi todas las ciudades importantes y también en algunas áreas rurales”, dice Reinhardt. Las líneas rojas se refieren a la práctica de delinear con tinta roja las áreas con grandes poblaciones negras en los mapas de la ciudad, para que los prestamistas hipotecarios conozcan los vecindarios donde viven las familias negras y sea menos probable que aprueben sus solicitudes de préstamo. Esto también mostró a las empresas, incluidas las tiendas de comestibles, los vecindarios con poblaciones negras de alta densidad y, como resultado, muchas empresas tenían menos probabilidades de invertir y establecerse en esos lugares. Según Jasmine Ratliff, Ph.D., la economía alimentaria autodeterminada y gerente de políticas de la National Black Food & amp Justice Alliance, esta desinversión condujo a una falta de riqueza generacional en las comunidades negras y otras comunidades desatendidas.

El bajo nivel de inversión económica y propiedad de vivienda en estas áreas creó lo que se conoce como desiertos alimentarios, donde hay una falta de acceso a alimentos saludables, así como pantanos de alimentos, o áreas donde hay una alta densidad de negocios que venden comida rápida y menos. comida convencionalmente saludable. A la defensora de la justicia alimentaria Karen Washington, cofundadora de Black Urban Growers, se le atribuye haber acuñado el término “apartheid alimentario” para describir de manera más adecuada lo que ha llevado a la falta de acceso a alimentos ricos en nutrientes en las comunidades negras.

Si bien la línea roja que llevó a este apartheid alimentario fue técnicamente prohibida hace 50 años con la Ley de Vivienda Justa de 1968, factores como las leyes de zonificación de la ciudad continúan siendo un problema para el acceso a los alimentos.

“Las leyes de zonificación pueden tener un impacto tremendo en el lugar donde existen las tiendas de comestibles, así como en la capacidad de una comunidad para participar en la agricultura urbana, la producción local de alimentos, cosas así”, dice Reinhardt. Por ejemplo, el activista por la justicia alimentaria Neftalí Durán, cofundador del grupo I-Collective, ha estado tratando durante años de que se aprueben leyes de zonificación para permitir la cría de gallinas en el patio trasero de los residentes de Holyoke, Massachusetts, solo para enfrentarse a lo que Durán describe como barreras crecientes. —Incluidos permisos especiales y tarifas de inspección— en su contra. Circunstancias como estas muestran cómo las leyes de zonificación pueden evitar que las personas logren la soberanía alimentaria (el derecho a alimentos saludables y culturalmente apropiados producidos de manera sostenible, así como a definir su propio sistema agrícola), dice Reinhardt.

Incluso las leyes que se implementaron para aumentar la equidad en el acceso a los alimentos, como las leyes Morrill de 1862 y 1890, que establecieron instituciones de concesión de tierras en los estados para educar a la gente sobre la agricultura y otras prácticas, luchan por cumplir su intención inicial. Inicialmente, estas instituciones incluían universidades y colegios predominantemente blancos, pero cuando la ley se expandió en 1890, agregó colegios y universidades históricamente negros. Sin embargo, según el Dr. Ratliff, a menudo existen notables desigualdades en la forma en que se implementan las leyes. "Verá agricultura sostenible en las universidades blancas, y no necesariamente en las universidades negras", dice. "Siempre estamos tratando de luchar por ese mismo trato o esa igualación estatal [en financiamiento], o cosas que se suponía que debían estar igualadas y en la legislación, pero que no se están implementando en este momento".

Para abordar de manera adecuada y suficiente estos problemas en las políticas y en las leyes federales y locales, primero debemos abordar el racismo inherente que los está influenciando. La participación de los votantes es crucial para hacerlo, porque incluso las elecciones más pequeñas pueden ayudar a las áreas a trabajar por el cambio. Pero el impacto de la política de votación, especialmente en lo que se refiere a los votantes de color, no puede pasarse por alto. Según un informe de febrero de 2021 del Brennan Center for Justice, los legisladores presentaron cuatro veces el número de proyectos de ley que restringen el acceso al voto desde febrero de 2020 en comparación con el año anterior. Estas propuestas incluyen restricciones en la votación por correo, finalizar o restringir el registro el día de las elecciones y disminuir el horario de votantes los domingos, cuando muchas iglesias negras realizan campañas masivas de votantes conocidas como Souls to the Polls. Esto puede crear barreras, donde muchos en estas comunidades sienten que no tienen voz en lo que sucede a nivel local, dice el Dr. Ratliff.

“Tenemos legisladores que se sienten incómodos con que personas de todas las razas tengan el mismo acceso a algunos de estos importantes programas de ayuda, y ese es un legado desafortunado que hace que toda nuestra formulación de políticas sea mucho más complicada e injusta”, Nina F. Ichikawa , el director ejecutivo del Berkeley Food Institute en UC Berkeley, le dice a YO.


20 recetas de Frontier que te encantarán

Tiempo de lectura estimado: 10 minutos

La vieja frontera, también conocida como el salvaje oeste estadounidense, fue un período durante el siglo XIX centrado en la expansión estadounidense hacia el oeste. Comenzó con los colonos coloniales europeos que se mudaron a territorios recién adquiridos a través de la Compra de Luisiana de 1803.

A mediados de la década, los asentamientos se extendían desde el este de Nebraska y Kansas, hasta Wisconsin y Minnesota. La era del Viejo Oeste estadounidense solo terminó una vez que se adquirieron la mayoría de los estados restantes en 1912, alcanzando la expansión de costa a costa de los Estados Unidos.

1. Carne seca

La carne seca empaquetada hoy en día está llena de productos químicos y conservantes antes de consumirse. La carne seca en el Viejo Oeste era casera con solo unos pocos ingredientes.

  1. Cortar la carne a lo largo del grano en tiras finas.
  2. Espolvorea ligeramente con sal y coloca en un horno a 200 grados hasta que esté firme y seco. Si cocina al aire libre, suspenda la carne sobre el fuego para que se seque por completo.

2. Caldo de pollo

Una buena receta de caldo de pollo puede durar generaciones, y esta es muy similar a las recetas de caldo que se hacen hoy. Los hombres de la frontera agregarían cualquier verdura que tuvieran para darle más sabor.

  • 1-3 pollos enteros limpios, sin plumas y cabeza
  • 1-2 cebollas enteras
  • Vegetales de raíz enteros (zanahorias, chirivías, papas o nabos)
  • Hierbas frescas (albahaca, estragón, cebollino o perejil)
  • 1 cucharada de sal
  1. Agregue los pollos, las verduras, las hierbas y la sal a una olla grande y cubra completamente con agua fría.
  2. Llévelo a un recipiente bajo y manténgalo hirviendo durante 3-4 horas.
  3. Colar el líquido y desmenuzar el pollo y cortar las verduras en dados, guardándolas para servir con el caldo. Sirva de inmediato o continúe hirviendo con los huesos de pollo hasta que el caldo tenga un sabor más profundo.

3. Frijoles Chuck Wagon

Estos frijoles son una verdadera declaración del Viejo Oeste. Todos los ingredientes eran abundantes y satisfactorios, por lo que cada familia tenía su receta de estofado de frijoles.

  • 1 libra de frijoles pintos secos
  • Tocino, en rodajas
  • 1 lata de tomates
  • Ajo
  • 2 cucharadas de chile en polvo
  • Sal al gusto

Instrucciones:

  1. Lava tus frijoles.
  2. Cúbralas con agua fresca y déjelas en remojo durante la noche.
  3. Cocine los frijoles hasta que estén muy suaves y tiernos.
  4. En la última hora de cocción, agregue el tocino, los tomates, el ajo, el chile en polvo y la sal. Servir caliente.

4. Pecho de café

La carne estofada con café se originó en el siglo XIX. A los hombres de la frontera les encantaba el café y encontraron formas de incorporarlo a su dieta de formas distintas a una taza de café normal.

  • 3-5 libras de pechuga
  • Cebolla rebanada
  • Dientes de ajo enteros, pelados
  • Vinagre
  • Café fuertemente elaborado
  1. Cortar la carne en rodajas y rellenar con cebolla y ajo en rodajas.
  2. Vierta vinagre sobre la carne y masajee. Déjelo macerar durante 24 horas.
  3. Calentar un horno holandés sobre el fuego y agregar la pechuga marinada y cubrir con café.
  4. Cocine a fuego lento hasta que la carne esté tierna.

5. Dodgers de maíz

También conocidos como cachorros silenciosos del salvaje oeste, estas pequeñas pepitas son pequeños trozos de pan de maíz frito.

  • 2 tazas de harina de maíz amarilla
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azucar
  • 2 tazas de leche
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • Manteca de cerdo

Instrucciones:

  1. Cocine la harina de maíz, la mantequilla, la sal, el azúcar y la leche hasta que se forme una suspensión espesa.
  2. Retirar del fuego y agregar el polvo de hornear.
  3. Coloque cucharadas colmadas de la mezcla en la manteca de cerdo y cocine hasta que se dore por ambos lados.

6. Curado de tocino

La panceta de cerdo es excelente por sí sola, pero el siglo XIX fue una época en la que el curado del tocino se hizo popular. Un sabor dulce y profundo en el tocino destinado a guisos más sabrosos y grasa de tocino.

  • Panceta de cerdo grande
  • Agua
  • 4 tazas de sal
  • 1 taza de azucar
  • 1/2 taza de melaza
  1. En un barril o recipiente bien ajustado, agregue la panceta de cerdo.
  2. Cubra con agua, sal, azúcar y melaza. Asegúrate de que todo esté bien combinado.
  3. Deje curar en un lugar fresco y oscuro durante cuatro a siete semanas.

7. Manzanas fritas

Las manzanas inspiradas en la frontera se cuecen con azúcar y canela, al igual que el relleno de tarta de manzana. Este plato sigue siendo popular hoy en día en muchas cadenas de restaurantes de temática rural en los EE. UU.

  1. En una sartén de hierro fundido sobre el fuego, cocine las manzanas, el azúcar, la canela y la manteca de cerdo hasta que las manzanas estén blandas y confitadas.
  2. Sirva caliente.

8. Hardtack

Hardtack es una de las recetas más sencillas del Viejo Oeste. Consiste únicamente en harina y agua y se hornea hasta que esté seco y crujiente.

  1. Mezcle todos los ingredientes en un bol con suficiente agua para formar una masa espesa y dura sin manchas secas.
  2. Caliente un poco de manteca de cerdo o grasa en una sartén de hierro fundido o en un horno holandés y fría durante 5-8 minutos por lado según el tamaño. Servir caliente.

10. Fideos caseros

Usando un método similar a la pasta moderna, esta masa produce fideos hinchables que los hombres de la frontera servirían en sopas y guisos.

Ingredientes:

  1. Combine todos los ingredientes para hacer una masa firme.
  2. Extienda sobre una superficie forrada de harina en una hoja muy delgada.
  3. Cortado en tiras.
  4. Hervir en agua con sal hasta que espese y rebote, unos 5-8 minutos.

11. Salsa de carne seca

Con las sobras de carne seca casera, era muy común utilizar las sobras para hacer salsa. La salsa se servía generalmente con pan de maíz, galletas duras o de masa fermentada.

  • Cecina, molida o picada fina
  • Grasa o grasa
  • Harina
  • Sal pimienta
  • Leche
  1. Saltee la cecina picada en grasa hasta que la carne comience a crujir.
  2. Agregue la harina y cocine por 2 minutos, luego agregue sal, pimienta y leche.
  3. Deje hervir a fuego lento y cocine hasta que espese.
  4. Sirva con pan, galletas, pan de maíz o galletas duras.

12. Carne picada

Al cazar, es un desperdicio no utilizar todas las partes del animal. Los hombres de la frontera utilizarían sus indeseables cortes de carne para hacer carne picada, una delicia navideña.

  • Cuello de vaca, ciervo o alce
  • Vinagre
  • Manzanas
  • Pasas
  • Pimienta de Jamaica
  • Clavos de olor
  • Melaza
  • Pimienta negra
  • Brandy o whisky

Instrucciones:

  1. Guisar el hueso del cuello en agua hasta que esté muy tierno.
  2. Guarde el caldo para otro uso.
  3. Triture la carne del cuello.
  4. Agréguelo a un horno holandés con vinagre, manzanas, pasas, pimienta de Jamaica, clavo, melaza, pimienta negra y el alcohol opcional.
  5. Cocine hasta que las manzanas estén tiernas y sirva.

13. Huevos en escabeche

Tener pollos en su granja es valioso tanto ahora como en los días de la frontera. Para un refrigerio saludable, todo lo que necesita son huevos frescos, vinagre y condimentos.

  • 12 huevos duros pelados
  • 1 taza de vinagre
  • 1 taza de agua
  • 2 cucharadas de azucar
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de semillas de apio
  • 1 cebolla pequeña, cortada en rodajas
  1. Hierva los huevos y pélelos con cuidado.
  2. Una vez peladas y enfriadas, agréguelas a un frasco grande con vinagre, agua, azúcar, sal, semillas de apio y rodajas de cebolla.
  3. Revuelva todo junto o coloque la tapa herméticamente y agite para combinar.
  4. Deje encurtir con la tapa puesta durante al menos 24 horas. Cuanto más tiempo los dejes reposar, más sabor tendrán.

14. Estofado de conejo

Un animal que los cazadores alimentaban regularmente a sus familias era el conejo salvaje. Fue una captura fácil y lo suficientemente abundante como para alimentar a mucha gente, especialmente en un guiso.

  • 1 conejo aderezado y cortado en trozos para servir
  • ¼ taza de harina
  • Sal y pimienta
  • 4 cucharadas de mantequilla o manteca de cerdo
  • 2 cebollas picadas
  • ¼ taza de zanahorias picadas
  • 1 taza de papas picadas
  • Agua
  • Hierbas o verduras mixtas
  1. Sumerja cada trozo de conejo en la harina sazonada con sal y pimienta.
  2. Freír el conejo en la mantequilla o manteca de cerdo hasta que esté bien dorado.
  3. Agrega las verduras y el agua. Cocine a fuego lento durante 3-4 horas hasta que el conejo esté muy tierno.
  4. Cubra con hierbas y sirva.

15. Galletas de soda

Estas pequeñas galletas duras a menudo se servían con tocino o salsa de cecina para un desayuno abundante.

  1. Mezcle los ingredientes en un tazón.
  2. Dejar fermentar en un rincón cálido durante 4-5 días.
  3. La mezcla burbujeará y se elevará, produciendo un líquido oscuro en la parte superior. Este es el licor.
  4. Retire el líquido de la parte superior y consuma como normalmente consumiría alcohol.
  5. Use el entrante para hacer bizcochos, galletas saladas o hogazas de pan.

18. Cachorro manchado

El cachorro manchado es esencialmente el pudín de arroz moderno y es un gran postre que amaba a la gente en el siglo XIX, hecho con pasas y canela.

  • 1 taza de arroz
  • Puñado de pasas
  • ¼ de taza de melaza o azúcar
  • Canela
  • 2 tazas de agua
  1. Hervir todo en 2 tazas de agua hasta que el agua se absorba y el pudín esté espeso. Sirva caliente.

19. Repollo Guisado

Todavía se disfruta hoy en día, el repollo guisado se cuece hasta que esté tierno con manteca de cerdo, semillas de hinojo y vinagre.

  1. Agregue todos los ingredientes en un horno holandés.
  2. Guisar durante 1 hora, revolviendo con frecuencia hasta que estén muy tiernos. Sirva caliente.

20. Hachís de franela roja de invierno

Aunque el nombre suena elegante, este plato es un picadillo de carne en conserva con remolacha. Las patatas trituradas y las sobras de carne a menudo se convertían en el desayuno de la mañana siguiente.

Ingredientes:

  • 1 ½ tazas de carne en conserva sobrante, picada
  • 1 ½ tazas de remolacha cocida, picada
  • 1 cebolla mediana picada
  • 4 tazas de papas cocidas, picadas
  • Grasa de manteca o tocino
  1. Agregue todos los ingredientes a un horno holandés y cocine a fuego alto para dorar la carne y las verduras.
  2. Una vez que todo esté caliente y dorado, sirva inmediatamente.

Los hombres de la frontera tenían mucho en su plato, desde la caza hasta la colonización, la agricultura y la defensa. Comer estas recetas de la frontera fue un momento de calma y nutrición. Fue satisfactorio poner una comida abundante en la mesa a pesar de las probabilidades.

Muchas de esas recetas se reflejan en el mundo actual, y tenemos que agradecerles a los primeros colonos de Estados Unidos.


19 grandes regalos para el cocinero casero serio

Ya sea que esté buscando un gran regalo o un relleno de calcetines, estas selecciones son perfectas para cualquiera que quiera cocinar como un profesional.

Relacionado con:

Todo el mundo tiene un amigo o familiar que prepara las mejores comidas, ya sea una cena entre semana o una fiesta. Muestre su aprecio por todos esos deliciosos platos dándoles herramientas de cocina mejoradas que atesorarán en los años venideros e ingredientes por los que jurarán. Esta lista es una combinación de los favoritos probados por Food Network, nuestras recomendaciones de cocina de prueba y los artículos imprescindibles más nuevos, para que sepa que son las mejores opciones.

Colección de especias esenciales

Los cocineros serios saben que tener un especiero sólido lo es todo en la cocina. Renueve sus estantes con frascos de calidad que usarán una y otra vez.

Soporte para tableta y libro de cocina grabado de bambú

Los cocineros caseros serios que conocemos tienen una colección seria de libros de cocina que les encantan. Regale al cocinero de su vida un libro de cocina y un soporte para tabletas este año. Por solo $ 30, este se puede personalizar con un grabado y es perfecto para guardar libros de cocina, revistas y tabletas para cocinar junto con las clases de cocina de Food Network.

Suscripción de regalo de cocina de Food Network

Para cualquiera que haya ganado más confianza en la cocina este año y esté buscando expandir sus habilidades, una suscripción a Food Network Kitchen es un regalo ideal. Una vez que compre una suscripción de seis meses o un año, el destinatario recibirá un correo electrónico para comenzar su suscripción de inmediato. Podrán cocinar con sus estrellas favoritas desde la comodidad de su propia cocina.

Espátula de silicona Rubbermaid

Claro, los dulces y las baratijas son excelentes rellenos de calcetines, pero también lo es esta espátula. Un miembro del personal de cocina de prueba jura que es su secreto para los mejores huevos revueltos, y es una de las pocas espátulas con una paleta que nunca se resbala del mango.

Sal Marina Gourmet de Trufa Negra

¿Hay algo más lujoso que un plato con trufa? Si bien las trufas directamente de la tierra pueden ser caras, esta sal de trufa de Trufflin es el relleno de calcetín ideal para un cocinero casero al que le encanta agregar un toque de estilo a sus platos. Si está buscando aún más productos con sabor a trufa, le recomendamos que compre una botella del rancho y Sriracha, ¡para usted!

Accesorios para ollas a presión de 20 piezas compatibles con Instant Pot

La mayoría de los cocineros caseros que conocemos ya tienen una olla de cocción múltiple. Si su mejor amigo amante de la comida también lo hace, es hora de engañar a su electrodoméstico favorito con una serie de accesorios.

Sartén profesional antiadherente de aluminio para restaurante Tramontina

Los cocineros caseros serios necesitan cacerolas de caballo de batalla, y esta se ajusta a ese requisito. Nuestro evaluador afirmó que estas cacerolas estaban cocinadas y se sentían como la calidad de la cocina de un restaurante y podían soportar todo tipo de recetas.

Tabla de cortar de bambú Five Two

Esta tabla de cortar de bambú fue una de nuestras favoritas cuando probamos un montón de tablas de madera y plástico. El tamaño, el peso y las características especiales, como un soporte para tableta / teléfono, hicieron que este se destacara entre la multitud. Además, el precio lo hace más asequible que muchos similares en el mercado.

Aceite de oliva EXAU

Estas botellas de aceite de oliva premium directamente de Italia se agotan con regularidad, por lo que recomendamos tener en sus manos una botella o dos siempre que pueda. Obtenga una suscripción al club para un buen amigo, ¡y le prometemos que será un invitado habitual a cenar en el nuevo año!

Brightland el par

El ácido adecuado puede preparar un plato, y estos vinagres nuevos de Brightland son tan bonitos como deliciosos. La marca es conocida por su aceite de oliva, por lo que no sorprende que sus vinagres sean ideales para la vinagreta.

Delantal BlueCut + Alex Bowman

Si su cocinero casero favorito está buscando un delantal nuevo, consígale uno que sea duradero y retribuido. Estos delantales, vendidos en tallas para adultos y niños, fueron diseñados en asociación con Alexandra Bowman, una artista negra publicada a nivel nacional. Por cada delantal vendido, se entregan al menos cinco delantales a los restaurantes de propiedad negra que los necesiten.

Freidora Instant Pot Vortex de 6 cuartos de galón - Negro

Esta freidora de aire Instant Vortex es el modelo favorito de nuestra cocina de prueba. La freidora tiene una gran potencia y calienta los alimentos de manera más uniforme y rápida que cualquier otro modelo que hayamos probado. Además, por menos de $ 100, es el precio adecuado para regalar. Una nota sobre el almacenamiento: este modelo es increíblemente popular y actualmente está agotado en Amazon y en stock bajo en Walmart. Continuaremos actualizando esta historia con nueva información de existencias a medida que la obtengamos.

Sartén Victoria Cast Iron 10

Ningún cocinero casero serio debería estar sin una sartén sólida de hierro fundido. Si bien amamos el Lodge probado y verdadero, nuestra prueba reveló que Victoria es la mejor sartén del mercado. Un peso más liviano, picos de vertido más anchos y una superficie más lisa hacen que esta sartén sea la única para comprar.

Batidor de alambre Better de acero de 9 pulgadas OXO

Otro relleno de calcetines ideal, este mini batidor mide solo nueve pulgadas y es la herramienta favorita de un miembro del personal de cocina de prueba. Le encanta el control que proporciona y el hecho de que puede llegar a los rincones de cualquier cuenco.

Nuestro lugar siempre pan

Para el cocinero casero que valora la funcionalidad y tiene poco espacio, la sartén Always de Our Place es el regalo perfecto. La sartén funciona como sartén, vaporera, salteador, cacerola, reposacucharas y más. Se agotaron 10 veces, así que llévate uno como regalo antes de que sea demasiado tarde.

Horno holandés Lodge de hierro fundido esmaltado de 5.5 cuartos

Nuestra cocina de prueba adora este horno holandés por su tamaño, versatilidad y precio. Su robusta construcción de hierro fundido y su tapa resistente lo hacen ideal para diversas tareas, y nos encanta que comprarlo no arruine el banco.

Juego de recipientes Rubbermaid Brilliance

El almacenamiento de alimentos sería un regalo extraño para cualquiera que no esté preparando una tormenta en esta época del año. Nos encantan estos recipientes Rubbermaid Brilliance por sus tapas a prueba de derrames y su construcción transparente. ¡No más preguntas qué son esas sobras!

Piedra para pizza acanalada Emile Henry

¡Hora de pizza! Esta hermosa piedra para pizza de la icónica marca Emile Henry es una forma divertida de mostrarle al amante 'za en tu vida lo mucho que te preocupas. El diseño acanalado permite el flujo de aire en el horno, lo que da como resultado una corteza crujiente en todo momento. El color rojo también lo hace ideal para una presentación del horno a la mesa.

Falastin: un libro de cocina

En Falastin, Sami Tamimi y Tara Wigley (los coautores de Jerusalem y Ottolenghi Simple de Yotam Ottolenghi, respectivamente), tejen un rico tapiz de recetas e historias para pintar una imagen más amplia de la gente, la comida, la historia y el futuro de Palestina. Las más de 110 recetas son una colección contemporánea de aquellas con las que Sami creció (como los huevos za'atar de su padre o el fattoush de suero de leche de su madre), mezclados con clásicos palestinos (como el pollo musakhan o el pastel de arroz al revés maqlubeh) presentado. bajo una nueva luz. El libro trata sobre algo más que comida más amplia del Medio Oriente y una nación formidable que le dio al mundo algunos de sus alimentos más queridos, sino una carta de amor al país de Sami y a la madre que perdió a los siete años. Los perfiles son conmovedores y, a veces, aleccionadores, la fotografía deliciosa y deliciosa, y las recetas dignas de una inmersión profunda.


Unión urbana: Por amor a la comida - Recetas



La fotografía de arriba es de una pintura encáustica, "Soul", pintada por Buzz Baxter. HAGA CLIC EN LA CONSOLA PARA AJUSTAR EL VOLUMEN O APAGAR LA MÚSICA


"¿Quién presenciará?"

"Soul Food" Este término se originó a partir de la cocina desarrollada por los esclavos africanos principalmente del sur de Estados Unidos. Un período oscuro y despreciable en la historia de los Estados Unidos resultó en una cocina elaborada con los magros ingredientes disponibles para las familias negras esclavas y aparceras. La carne utilizada era de los cortes menos deseables y las verduras, algunas rayadas en la maleza, eran todo lo que quedaba disponible para que los esclavos negros prepararan comidas nutritivas para sus familias. A partir de estos magros ingredientes se desarrolló una cocina simple pero abundante y deliciosa. ¡Deseo agradecer a quienes contribuyeron con sus recetas para esta página!

- FILETES DE SILURO FRITO - Cena en casa o un buen bocadillo

- POLLO FRITO AL HORNO DE CAT CORA - Un pollo "frito" que no es grasoso.

- POLLO FRITO CON BUTTERMILK-BRINE - ¡La mejor receta que he encontrado!

¡CONSIGUE UNA COPIA DEL LIBRO DE COCINA ARMENIO MÁS HERMOSO!
116 RECETAS ARMENIAS PREMIADAS Y 20 RECETAS ORIGINALES GUTSY GOURMET ESPECIALES
JAM LLENO DE HISTORIA, FOTOGRAFÍAS A TODO COLOR Y ANÉCDOTAS INTERESANTES: ¡UN VERDADERO GUARDIÁN!
UNA PRIMERA EDICIÓN CULTURAL. ¡UN REGALO DEBE DE CADA PADRE ARMENIO A SUS HIJOS!

AHORA TENGO LIBROS NUEVOS A LA MANO, LISTO PARA FIRMAR - ¡SOLO DIRECCIONES DE EE. UU.!

(SOLO TAPA DURA) LIBRO DE COCINA ARMENIO FIRMADO - ENVIADO A DIRECCIONES DE ESTADOS UNIDOS


Padma Lakshmi sobre la apropiación y la discriminación en los medios alimentarios

El nuevo espectáculo del prolífico chef, Prueba la nación, tiene como objetivo dar crédito a lo que se debe: las raíces inmigrantes de la cocina estadounidense.

Mucho antes del ajuste de cuentas que está actualmente en curso en los medios alimentarios, ha habido un patrón de discriminación sistémica en la industria.

Este año, la conversación sobre quién prepara ciertas cocinas y quién es aclamado por sus contribuciones a la cultura parece haberse vuelto más fuerte. A principios de este año, hubo una disputa entre Alison Roman y Chrissy Teigen (y Marie Kondo). Antes de ese fiasco, muchos chefs de color y clientes de restaurantes criticaron a los restaurantes de EE. UU. Por ignorar la historia detrás de ciertos tipos de cocina y ajustar las recetas (y su presentación) para que sean más "apetecibles" para los asistentes (a menudo blancos) a los restaurantes. . Y además de eso, también hay muchas historias sobre discriminación en la cocina.

Ahora, en revistas como Bon Appétit, los empleados actuales y anteriores de color están hablando de sus experiencias trabajando en lo que describen como una cultura tóxica y centrada en los hermanos, en la que se les disuadió de escribir sobre cocinas más étnicas. Además, a muchos de ellos se les pagaba menos que a sus colegas blancos.

Claramente, hay una discusión sobre la raza y la comida, particularmente en los Estados Unidos. Ahí es donde Padma Lakshmi es oportuna Prueba la nación La serie de 10 episodios, que se lanzará a través de Hulu el 18 de junio, es el prolífico proyecto visual del chef que narra reflexiones sobre la comida, la identidad y la experiencia de los inmigrantes en Estados Unidos.

Lakshmi ha sido un pilar en la industria durante dos décadas, apareciendo en su hogar como anfitrión en El mejor chef, escribiendo cuatro libros de cocina populares y viajando por el mundo para desarrollar recetas de todas las cocinas. Con la próxima serie de Hulu, su objetivo es dar crédito a lo que se debe: a las raíces inmigrantes de la cocina estadounidense. Ella habló con W por teléfono para hablar sobre el ajuste de cuentas de toda la industria, ser política en las redes sociales y cocinar con su hija.

Teniendo en cuenta todo el drama y el discurso en torno a los medios alimentarios durante los últimos meses, parece que su programa no podría haber llegado en un mejor momento. ¿Cuánto tiempo hace que empezaste a trabajar en ello?

Primero lo pensé como una idea de libro de cocina porque estaba trabajando con la Unión Estadounidense de Libertades Civiles en temas de inmigración, y me convertí en una embajadora artística para ellos tanto en temas de inmigración como en temas de mujeres, específicamente los derechos reproductivos de las mujeres. Poco después de las elecciones, estaban sucediendo tantas cosas con la prohibición de inmigrantes y hablar mal de ellos que sentí que tenía que hacer algo. Para mí, los inmigrantes me parecen un gran activo para este país y una fuente renovada de energía, creatividad, crecimiento económico, mano de obra, diferentes habilidades técnicas, todo.

Because my work is in food, I thought a natural extension of what I was doing with the ACLU would be to do a book on those immigrant recipes. If you look at the most exciting parts of food in America, it’s coming from immigrant communities. Nobody was really talking about that. Everybody has been talking about “New American” cuisine for the last 20 years, but “New American” cuisine just seems to be that it’s very white, very established chefs using ethnic ingredients to spice up their French-centric food. Most Americans can’t eat like that regularly, that’s a very small demographic of urban, upwardly mobile professionals. Food is becoming very fashionable and very trendy. It’s also fetishized like fashion. It seemed, to me, we were dissociating food from its roots.

It can be very easy for some people to divorce those two when they get their recipes and information from the same few places that may not necessarily give enough historical and cultural context to the recipes, which is what Taste the Nation does for audiences.

I wanted to go back to the origins of that food which was so popular across the country, and I wanted to give credit to the source because I didn’t see that happening, just like I didn’t see it happening in a political sphere, nationally with the rhetoric that was coming out of Washington with the Muslim ban and so many other things happening at the border. I saw it happening in food, too—the cultural appropriation of food happened left and right. I was trying to find a new book project, and was also developing a TV show with my producing partner and I had shown him the research I was working on for the book. He thought we should merge the two. I filmed it a year ago, all through last summer as well as in the fall and winter. Luckily, I was able to finish all of the principal photography before the end of the year.

Your show asks a lot of questions, one of them being, what es ¿Comida americana? It seems like everyone has a different answer to that, but there’s also the question of assimilating into American culture while simultaneously keeping your roots alive, which you address in the third episode called “Don’t Mind If I Dosa.” Is that a question you find yourself dogged by?

I’m not dogged by it, but I am very conscious of it. I think it’s okay to adapt a recipe that you like to your own taste for your own family. When you’re in food media and you tout recipes that you’ve obviously gotten because you’re inspired by other cultures, the problem comes when you don’t give credit to that. I’ll give a very easy example. Turmeric, from my culture, has been around for 5,000 years at least, and it’s just become cool in the last decade because of skinny white girls. The truth is, until skinny white girls who had enough money to go to a nutritionist who probably has a Ph.D. and came here for grad school from India anyway—I’m obviously grossly generalizing—but my point is, it seems like until a millennial white person discovers it and it’s new to them, and they get all excited about it, and they’re able to propagate it on social media or in their writing in major magazines and newspapers, it basically doesn’t exist.

The truth is, we’ve known about this stuff for thousands of years. It’s not that people of one culture cannot extol the virtues of things from another culture—on the contrary! I have built my career for the last 20 years doing just that. The problem comes when you don’t give the credit. It would be very easy for said millennial white person to just add two sentences to their copy, or the headnote in the recipe, saying, ‘This is new to me, but it’s been around for 5,000 years in certain cultures. I discovered it because of this or that, and I wanted to bring it to you in an easier form because maybe you don’t have all these other Indian ingredients in your kitchen but you can still get the benefits of this.’ That would take away all of the sting of feeling like we’ve been stolen from. It’s not much different than being an ally.

Could your show be a way for people to interrogate their own biases when it comes to understanding what makes up American cuisine?

I’m not finding fault with bringing to light things from other cultures I want people to do that, especially in American media, because things from all over the world have contributed to our collective American culture. That’s what I’m trying to say in this show. I’m trying to say that the very things that some of us are threatened by, or being encouraged to be afraid of by this government, are the very things that we should celebrate, delve deeper into, and encourage. From fashion to music to art to writing to cooking—any medium that you see—it would be monotone and stale without the different influences that have been poured into all of these disciplines. That’s why, to me, American pop culture has traveled the world.

In the past few days, there’s been a breakthrough in the conversation surrounding race and food media, propelled by the people of color who work in those spaces and have been opening up about their experiences with racismo, whether that stems from being told that more “ethnic” recipes just won’t hit with readers or not receiving the same pay as their white counterparts. As someone who is so prominent in food media, what do you make of this conversation happening right now?

I think it’s a long overdue conversation. I have been on TV in this country for a long, long time. My first show on the Food Network was literally 20 years ago. Since then, I’ve done documentaries and what a lot of people know me for is El mejor chef. But even I have problems getting noticed in any of these major publications. And that’s not an accident. When you’re sitting in our shoes, it disgusts you to have to come to that realization because you don’t want to revert to that. You want to think that there’s something you can do to change that, to improve your own position, because you’ve been taught that by your family, that all you have to do is work really hard. That’s been the American dream peddled to immigrants, that anybody can come here and work hard and have an equal shot no matter your last name or the color of your skin or where your family is from. Well, yes and no. That turns out not to be so true. If you don’t know what these invisible barriers are, it’s easy to get frustrated.

It’s never been more clear that it’s a structural, institutional problem from the top down, and the conversation needs to continue.

I’m glad those people spoke up when they did. I’ve always felt this sinking feeling that there’s some invisible force working against me and I haven’t been able to pinpoint what it is. It’s like, this undertow in the ocean that you’re swimming in and can never get the upper hand of, and it’s frustrating. Those people at Buen provecho were finally fed up. I think the picture that they saw was the last straw. But to me, honestly, what was worse was the pay discrepancy. That is, first of all, really shitty, and I think Condé Nast has a big problem they have to fix immediately, or else, of course, we’ll fix it for them.

During quarantine, and especially in the last few weeks of turmoil, what’s the activity that you’ve turned to most often for comfort?

I’ve been cooking a ton. I always complain that I don’t have enough time to read. That’s my guilty pleasure, to have time to wile away reading—and I read slowly so I need a lot of time. [Laughs.] But I haven’t been able to concentrate, so I haven’t been able to read or write anything of substance. Here and there, I’ve been tinkering, but it’s hard. Cooking has been a salve. It’s also been great to spend unstructured time with my daughter and cook with her in a way that I may not have had a chance to do in the last year because of filming two shows and working on a book as well.

Have you watched anything that caught your attention?

I watched a film called Crime + Punishment. It came out a couple years ago on Hulu and I highly recommend it because it’s so relevant to what’s going on right now. It’s about 12 officers in the New York City Police Department that spoke up and talked about how they were encouraged to meet quotas so that they could increase funding to the police department, even though quotas were deemed illegal in the state of New York in 2010. They were retaliated against. They loved part of their jobs, which is helping people and keeping their neighborhood safe, but they were being encouraged to target the weakest members of society—black and brown males from 14 to 21 years old. You heard story after story of these teenage kids—like, seniors in high school who should have been going to class or basketball practice, get arrested seven times, and have to spend time in jail. Then the charge would be dismissed because there was no evidence or basis for their arrest. Imagine how stressful that is to a black teenager, and how he’s got to explain to his coach why he wasn’t at practice and he has to try to buy time for why he didn’t do his math homework, and then he’s got to see how he’s going to concentrate on just being a kid in school. Plus the huge emotional and financial stress that that puts on his family.

It’s a perpetual thing. You can see how systemic issues relate to what’s happening now, and they’ve been going on for the last several decades. There are more black men in the U.S. prison system than there ever were in bondage in slavery. Looking at those kinds of issues and really understanding the origin, the source of what they’re talking about, I watched that a few days ago. I found it so illuminating, hard to watch, heartbreaking, and necessary for me to view just to understand how big this issue is.

When you do find time to read, what sort of books have you gotten into?

I started reading Alicia Keys’ memoir. I have known Alicia for a really long time, gosh, at least 15 years. I have helped serve as an ambassador for her Keep A Child Alive Foundation, so I’ve seen her really grow up in the last 15 years. I also finished a book called The Ungrateful Refugee, which I highly recommend. It’s about the refugee experience written by a very talented, lyrical writer, Dina Nayeri. It reads like a novel, but it’s nonfiction. It really crystalizes the experience of what it’s like to be a refugee in our world today. She is of Persian descent, her family fled Iran and went to Italy and then America, and it’s a beautifully written book. She’s such a fine writer that she could be writing about anything. I’ve personally gifted the book to six different people.

You’ve used your platform to amplify other voices, and have been political on social media for many years. I also remember you hosting a comedy show benefit at the Bell House and realizing you’re also really tapped into the alt Brooklyn comedy circle. Who are some people right now you think are funny?

About the comedy show, I can’t take total credit for that. los Buitre guys approached me because they saw a tweet I posted, when I was pissed off that The Comedy Store would give Louis C.K. another platform when there were so many great comics, who were of color, queer, women, or all three, that were really funny. I’ve been to The Comedy Store a lot, and a lot of my friends are comics who I’ve known for years. I’m not a comic myself, so when they approached me, I thought it was a great way to raise some money. I had help picking out those people, but a lot of them just came from that tweet. I love Ali Wong, she’s on an episode of Taste the Nation. We go to Chinatown with her. Leslie Jones is also someone I like. Bowen Yang, who hosted with Matt Rogers both of those comedy shows. It was a fun way to galvanize people and entertain them and also inform them. I like when there’s a Venn diagram of educating people, being gratified in your own work, but also having a good time. You can be serious about your work but you shouldn’t take yourself so seriously, because you can get further with a spoonful of sugar sometimes.

You’ve let people into your own kitchen a little bit by sharing some recipes on Instagram. Who else do you like to follow on social media?

I’ve been doing a lot of cooking videos and people seem to like them. People are used to me talking all the time about really fancy food on El mejor chef, but obviously that’s not how I cook or feed my family or eat in my own home, so it’s nice for people to see a different side of me on Instagram. Some Instagram accounts I love are Munroe Bergdorf—I’m a big fan of hers and she’s done some really useful things with her own platform. There’s also Rachel Cargle, she’s a real force. I love Jaboukie [Young-White]! I just kind of discovered him from Twitter a while ago, and then I saw him on Trevor Noah’s show. Twitter, by the way, that is how I discovered Bowen Yang, and now we’re friends. Ashley Ford is great, too.

You mentioned that you’ve known Alicia Keys for a while, and I have to wonder if there’s been any music that you’ve listened to in the last couple months that you’ve found really comforting? Or if there’s a soundtrack to your cooking?

I have been listening to a lot of old school R&B from the ‘80s because it reminds me of a more idyllic time in my own childhood. Obviously, I am a product of the ‘80s, so a lot of The Gap Band, Dazz Band, Deniece Williams, and Chaka Khan. Those kind of people have just uplifted my mood, especially when I cook.


We Love Our Healthcare Heroes

At Urban Egg, it's always been important to us to be involved in our local community. We are committed to the greater good of our community and supported our brave healthcare workers on the front lines of the Coronavirus pandemic by providing meals of breakfast burritos.

For those who work in healthcare, thank you for the difference you are making every day. We appreciate you.

Proudly Partnering with Our Community: Swedish Medical Center, UC Health, Penrose Hospitals, Children's Hospital Colorado


What are geographical indications?

EU geographical indication schemes protect specific know how, authenticity and agro-environmental conditions.

Geographical indications include protected geographical indications (PGI), protected designation of origins (PDO). These schemes protect the name of a product that comes from a specific region and follows a particular traditional production process.

For PDOs, the raw ingredients need to come from the region of origin where all steps of production need to take place. As for PGIs, at least one of the stages of production, processing or preparation takes place in the region.


Urban Union: For the Love of Food - Recipes

Civil War Cooking Recipes

Here are the recipes originally published in THE OLD SCHOOLHOUSE MAZAZINE - Winter 2005 Issue in an article entitiled CIVIL WAR IN THE KITCHEN A Walk Through History.

JOHNNYCAKE
Johnnycakes were popular particularly in the Northeast but eaten across the United States since the 1600's. The recipe is very simple and fun to make.

1 Cup water
1 1/2 Cups ground yellow cornmeal
1/2 cucharadita sal
1/2 taza de leche
2 TB butter
syrup, molasses, or preserves for topping

Bring 1 cup of water to boil in a medium saucepan. Combine the cornmeal, salt, boiled water, and milk in a medium bowl. Revuelva bien. Melt the 2 TB butter in a skillet or a cast iron griddle over medium heat. Pour 1 TB of batter into the skillet, pancake style to cook. Cook for 4-5 minutes on each side until edges are lacy and lightly browned using a spatula to turn. Serve hot with molasses, maple syrup and butter.

NAVY BEAN SOUP
Soak the beans overnight or for at least 8-12 hours before beginning the recipe. Cook in cast iron for better flavor and an authentic re-enactment.

1 Cup (8 oz) dried navy beans
5 Cups water
1/2 pound salt pork or slab bacon
2 large carrots or 1 cup chopped
1 large onion or 3/4 Cup chopped
1 large potato, unpeeled, but cut into 1/2 inch pieces
1 cucharadita sal
1/2 cucharadita pimienta

Wash the beans in a colander and pick out and discard any discolored ones or pieces of dirt.

Place the beans in a large stock pot or Dutch oven covered with water at least 2 inches above the beans and allow to soak overnight. Drain the beans. Add 5 cups water, salt pork, carrots and onions to the beans. Stir the mixture. Bring to a boil, cover, reduce the heat to a simmer and simmer the beans at least 45 minutes or until the beans are tender. Add the chopped potatoes salt and pepper. Llevar a hervir. Cover and cook about 15 more minutes or until the potatoes are fork tender.

FRIED APPLES
Tart apples cooked with butter and sugar make a wonderful side dish or dessert.

5 Tart cooking apples such as Granny Smith, MacIntosh, Golden Delicious, or other
4 TB or more butter
1 Cup brown sugar
1/2 cucharadita nuez moscada

Wash, core and slice the apples into 12-16 narrow wedges, do not peel. Melt the butter in a skillet or cast iron pan and add the apples. Cover the skillet and cook the apples 5 minutes over medium low heat. Stirring continuously, add the brown sugar and the nutmeg. Revuelva bien. Continue cooking the apples covered for 10-12 minutes or until the apples are tender, check every few minutes while cooking. Add additional butter or water if needed to prevent the apples from sticking.

GINGER BREAD
Gift boxes sent to Union soldiers from home might contain the traditional gingerbread along with items such as socks, soap, and other foods.

1 TB butter
2 1/2 Cups flour
1 1/2 cucharadita bicarbonato de sodio
1/2 Cup butter
1 1/4 Cups molasses
1 huevo
1 1/2 cucharadita canela
1 1/2 cucharadita pimienta de Jamaica
1 Cup very hot water

Preheat the oven to 350 F. Grease a 9" square baking pan with the butter. In a large mixing bowl, combine the flour, soda and spices, and cut in softened butter to the flour mixture with a fork. Combine molasses, egg and water in a small mixing bowl. Add the liquid ingredients to the dry ingredients and stir well. Pour the batter into a baking pan and bake 35-40 minutes or until a toothpick inserted into the center comes out clean. Makes 9 servings.

HARDTACK
This staple hard cracker like bread made of flour and water must be dipped into milk, tea, hot chocolate before eating as it is so hard you could break your teeth eating it dry!

butter for greasing the baking pan
5 Cups all-purpose flour
1 TB baking powder
1 TB salt
1 2/3 cups water

Preheat the oven to 450 F. Grease the baking sheet. In a medium sized bowl, combine flour, baking powder, salt, and water. Revuelva la mezcla con una cuchara de madera. With freshly washed hands, squeeze the flour mixture with your fingers, this will be a very stiff dough. Flatten the dough to about 1/2 inch into a large rectangle. Using a knife, lightly trace lines into the dough to divide the pieces into 3 X 3" square pieces. Use a toothpick to prick holes across the entire surface in neat rows 3/4 of an inch apart. Be sure the holes go all the way through the dough to the baking sheet. Bake the dough about 25 minutes or until lightly browned. Allow to cool 10 minutes. Remove the hardtack from the baking sheet with a metal spatula. Makes about 9 hard crackers.

CONFEDERATE CORNBREAD
Wheat flour was quite scarce in the South during the Civil War so soldiers baked bread from available ingredients such as white cornmeal. Try to find white cornmeal to make this a bit more authentically Confederate. Although this recipe uses baking powder to make the cornbread fluffier, Confederate soldiers did not have baking powder.

1 TB butter
2 Cups white cornmeal (not self-rising)
2 cucharaditas Levadura en polvo
3/4 tsp. sal
2 huevos
2 tazas de leche
1/4 taza de aceite

Preheat the oven to 400 . Grease the 9" square baking pan with the butter. Combine the cornmeal, baking powder, and salt in a large bowl. In a small bowl whip the eggs with a fork and combine with the milk and oil. Stirring only until all the dry ingredients are wet, add the wet ingredients to the dry ingredients and then pour the batter into the prepared baking pan. Bake 20-25 minutes or until the top is lightly browned.

TEA CAKE COOKIES
5 Cups flour
1 cucharadita bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita Nuez de tierra
1 taza de mantequilla
1 Cup buttermilk
2 huevos grandes
2 tazas de azucar

Heat the oven to 375 F. Grease the cookie sheets with butter. Combine flour, soda, and nutmeg together in a large mixing bowl. Cut in the butter with a fork or pastry blender until the mixture looks like coarse crumbs. In a medium bowl, stir together 1 Cup milk, 2 eggs, and sugar. Pour into dry ingredients. Revuelva bien. Wash hands and lightly coat your fingertips with butter. Shape the dough into 1 inch round bowls. Place the balls on baking sheets. Dip a fork in flour and use it to glatten the balls in a criss/cross pattern like you might do for peanut butter cookies. Bake 10-12 minutes or until golden brown. Makes 5 dozen.

Additional Civil War Recipes can found in the following resources:
Cooking Up US History Recipes and Research to Share with Children, Second Editon by Suzanne I. Barchers and Patricia C. Marden, Teacher Ideas Press, Englewood, CO. Copyright 1999. 1-800-237-6124.


Ver el vídeo: LA UNION - VUELVE EL AMOR - EN VIVO - Cd No estamos solos 2017 (Agosto 2022).